Consolidando los esfuerzos de la biofortificación en Guatemala

Nuestra Inspiración

Millones de guatemaltecos necesitan una mejor nutrición. La desnutrición afecta particularmente a poblaciones rurales pobres en países de mediano y bajo ingreso. Varias estrategias existen para enfrentar la desnutrición, por ejemplo, la fortificación de harina de granos básicos o alimentos procesado con vitaminas y minerales.

Por otro lado, la agricultura posee un enorme potencial para apoyar el mejoramiento de la nutrición (Global Panel 2015). La biofortificación posee el poder de un crecimiento masificador de cultivos de primera necesidad, de mayores niveles de nutrientes procedentes de los cultivos biofortificados de generación en generación, y alcanzar particularmente a la población rural pobre que cosechan dichos cultivos de primera necesidad para consumo propio.

Alrededor del mundo hay casos de éxito con países que ha logrado resultados positivos en el mejoramiento de la nutrición gracias al consumo de cultivos biofortificados y han logrado la masificación de dichos cultivos. Para la Plataforma BioFORT éstos casos de éxito son inspiración para nuestro trabajo y promover el cultivo de semillas biofortificadas a nivel nacional para brindarle una mejor nutrición a esos millones de guatemaltecos que sufren de desnutrición. Aspiramos que Guatemala en unos años sea un referente en la región latinoamericana y mundial en la biofortificación.

Le presentamos algunos casos de éxito de cultivos biofortificados alrededor del mundo:

Maíz de Alta Calidad de Proteína o QPM

En 1979, se lanzó con fondos del Gobierno y la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional (CIDA, por sus siglas en inglés) el Proyecto para el Desarrollo de Granos en Ghana. El propósito del proyecto era desarrollar y difundir la tecnología mejorada para maíz, frijol negro, soya, y cacahuate. Un largo número del germoplasma de QPM fue coleccionado por el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo -CIMMYT- para iniciar el programa.

El GGDP apoyó el desarrollo de una variedad de maíz QPM de polinización abierta liberada en 1992, denominada Obatanpa. El nombre de la primera variedad QPM significa “La buena madre lactante”, y hace referencia a la madre y la lactancia del niño, dado que Obatanpa en el dialecto local predominante sirve para nombrar un factor importante para perpetuar la variedad y darle significancia a la calidad nutricional del maíz.

La diseminación del maíz QPM en Ghana tuvo buena aceptación desde el principio dado el alto rendimiento del grano con respecto al maíz normal:

Tabla 1. Rendimiento promedio tn/ha del grano en variedades de maíz en período de madurez, testeadas en 6-8 localidades

table

ghana

Frijol con Alto Contenido en Minerales

El programa de HarvestPlus distribuyó frijol biofortificado con hierro a aproximadamente 75,000 hogares en Rwanda.

Una estrategia en común, con un sistema de reembolso en el cual los agricultores de escasos recursos recibían semilla sin costo alguno, pagando en especie a HP al final de la cosecha. Los resultados encontrados fueron que aproximadamente 800,000 familias, o 40% de las familias que cultivan frijol en Rwanda cultivaban frijol biofortificado con hierro en 2014.

Estimando que al final de 2016, 1.6 millones de familias dedicadas a la agricultura – especialmente todos los hogares que cultivan frijol- tendrían frijol biofortificado con hierro. A menudo, los agricultores compran la semilla de frijol en los mercados locales, convirtiéndolos en lugares propicios para introducir las nuevas variedades altas en hierro.

frijoles

Camote Biofortificado con Provitamina A

En muchas comunidades de África y el Sudeste de Asia, las dietas de las personas son deficientes en la ingesta de vitamina A, lo que ocasiona entre otros problemas, la ceguera. Además se ha estimado que ocasiona la muerte de más de 600,00 niños y niñas menores de 5 años debido a la severidad de diarreas ocasionadas por la falta de vitamina A (HarvestPlus).

Entre los esfuerzos para mejorar la salud de niños y niñas que se enfrentan a la deficiencia de vitamina A, se ha desarrollado un camote biofortificado con mayor contenido de betacaroteno o provitamina A en África dado que el camote es uno de los alimentos de primera necesidad más consumidos en dicho continente.

En 2010, inició un estudio para determinar el impacto del camote biofortificado en 24,000 hogares de Uganda y Mozambique. El estudio demostró que las mujeres y los niños de las 24,000 familias consumieron 2 tercios más de camote anaranjado (mayor pigmentación naranja por su alto contenido de provitamina A) tuvieron una mayor ingesta de vitamina A. En Mozambique, la ingesta de vitamina A proporcionada por el consumo de camote fue de 78%, y en Uganda fue de 53% (Hotz, et. al, 2012).

uganda

Creemos que una forma de combatir la desnutrición en cualquiera de sus formas es a través de la unión de esfuerzos y fortalezas multisectoriales utilizando la biofortificación como una estrategia de acción. Biofortificados en Guatemala